Una visita a tu lado oscuro.

Buscando el árbol

sin-titulo

 

 

_ Ya casi es la fecha señalada y aún no tenemos el maldito abeto, me duelen los pies y quiero volver a casa.

_ Pues te repito que no pienso pagar por cumplir con la tradición… Estoy harta de ver como algo tan hermoso se convierte en puro consumismo.

_ Pues fue idea tuya sorprender a la familia haciendo nosotras los preparativos, ademas como nos pillen cortando un árbol… 

_ Sé que es ilegal ¿Y que no lo es hoy en día? Miremos en aquel bosquecillo.

_ Recuerdo cuando eran papá y mamá quienes nos sorprendían cada año, era fantástico despertar una mañana y ver en el salón todos los regalos que había traído Santa al pie del árbol ¿Quien iba a imaginar que requería tanto esfuerzo?

_ No te preocupes, lo conseguiremos, buscaremos un rato mas y si no lo encontramos… Ya pensaré en algo.

_ ¿Pensaras en algo? ¿Hemos venido al culo del mundo para que tú pienses en algo? Piensa en como vamos a encontrar el coche, creo que nos hemos perdido y empieza a oscurecer.

_ ¡No nos hemos perdido! Y tu misma lo has dicho… Era fantástico… Quiero que lo sea este año para ellos.

Después de casi todo un día arañándose con los matorrales, destrozándose los tobillos a base de tropezar con las piedras y agotadas de cargar con las hachas y el carrito  para transportar el árbol, sucias y tristes por su mala suerte tomaron la decisión que nunca hubieran querido tomar… Tendrían que subirse al carro del consumismo y gastar dinero.

_ Vale, decidido… cortaremos el primer abeto que veamos del tamaño adecuado… aunque no tenga las dichosas bolas y guirnaldas, ya las compraremos en un chino…

Anuncios

6 comentarios

  1. Un cuento Contemporáneo de Navidad, me gustó imaginar la escena.
    Triste historia para los abetos; morir por ritos consumistas, en mi país hay quien ha ideado renta de árboles vivos, lo cual es ingenioso; el olor a pino es exquisito, yo hace varios años no pongo árbol ni decoración Navideña, disfruto del ambiente. Abrazos Nieves 😃

    20/12/2016 en 15:33

  2. Qué lindo, aún conservaban la inocencia… 🙂
    Besos.

    20/12/2016 en 17:23

  3. Hermoso cuento!! y que realidad!!! Antes se cortaban ramas y se formaba un arbolito ……que cierto es! Me encantó! besos mi vida!!!!

    21/12/2016 en 1:22

  4. Bellísima historia, hermosa!!!contada a tu manera imagino., me hizo recordar

    a mi mami cuándo me compro el primer árbol , E s veda ahora es más facil vamos a los chinos y listo****

    cariños***Nieves*********

    21/12/2016 en 3:31

  5. Eh, cierra ya los ojos, diablilla. No te quedes con esa cara de pasmada que das miedo. Que sí, que soy yo, leñe!!!
    Anda, ven, que tengo unas ganas de darte un beso, que no puedo con ellas!!!
    MMMUUUAAHHHHHH

    21/12/2016 en 21:13

  6. Si es que los abetos de ahora no son como los de antes. Vienen sin bolas, ni guirnaldas.
    Un abrazo, Nieves.

    22/12/2016 en 3:41

Bien! Te has decidido, cuenta, cuenta...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s